Apuntes y curiosidades de Urdaibai

Enfrente de Bermeo está la Isla de Izaro con sus historias y leyendas. En el siglo XIV se construyo un pequeño convento que estuvo en activo hasta el siglo XVII. Allí se recluían hasta 20 frailes franciscanos apartados del mundanal ruido. Fue visitado por los reyes católicos y la reina sufragó la escalera de acceso al mismo.

En el siglo XVI el convento fue asaltado por los corsarios, que tras intentar saltar Bermeo sin éxito dirigieron su afán destructor contra el monasterio.

Hay varias leyendas en torno a la isla. Una de las más célebres es sobre la disputa entre Mundaca y Bermeo por su posesión. Para redimir el conflicto se organizó una regata entre ambas localidades y el ganador de la misma se quedaría con la propiedad de la isla. Ganó Bermeo, y desde entonces todos los 22 de julio se rememora el evento con una procesión marítima a la isla en la que los bermeanos izan una bandera y el alcalde tira una teja al mar.

Otra leyenda cuenta que uno de los frailes del convento nadaba por las noches hasta Bermeo, en donde se veía con una moza. Para orientarse en la oscuridad, ella le guiaba con un farol. Un día el padre de la chica se enteró y para acabar con el asunto tendió una trampa al enamorado. Colocó el farol en otro lugar para llevar al fraile hacia unas rocas peligrosas en donde murió ahogado.

La ola de Mundaca

La famosa “ola izquierda de Mundaka” tiene lugar en el municipio costero de igual nombre. Es considerada  como la mejor ola de Europa en esta categoría, razón por la cual es una de las mecas del surfistas.

Esta ola, nace en la barra de Mundaka y termina en la playa de Laida. Se forma con vientos del suroeste, puede alcanzar los 4 metros de altura y da lugar a un tubo de 400 metros de largo. ¡Un espectáculo! aunque no se sea surfista.

Una curiosidad de la ría de Mundaca es que en su interior se encuentran los astilleros de Murueta, de la década de los 50, en donde en ocasiones se construyen buques de gran calado, que deben ser remolcados a Bilbao en donde se les termina de poner el motor y otra maquinaria, pues de los contrario no podrían salir por la ría por su escaso calado. La actividad de este astillero requiere el dragado periódico de la ría, que no está exento de críticas por afectar a las olas de Mundaca.

La plataforma Gaviota

A ocho kilómetros de la costa se divisa la plataforma Gaviota de forma muy llamativa. Se trata de una explotación de gas natural que a mediados de los 90 dejo de funcionar como tal porque el yacimiento quedó agotado. Hoy en día se utiliza para almacenar gas natural, que se inyecta o se extrae según las necesidades del sistema.

En esta plataforma trabajan unas 39 personas que todos los lunes toman en el aeropuerto el helicóptero que las lleva al trabajo, el mismo que les devolverá el viernes a tierra.

 

 

También te puede interesar ...

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *